Fue denunciado el piloto de una moto acuática por intentar atropellar a un grupo de delfines cuando salían a respirar, que se acercaron hasta el litoral de la ciudad de Melilla, España.

La Guardia Civil calificó el hecho como un “acoso incesante” y destacó el “grave riesgo” que entrañaban las maniobras que realizaba sobre la manada, a la que se acercaba cada vez que salían a la superficie, lo que obligaba a los delfines a volver a sumergirse, lo que denunció la Asociación Guelaya-Ecologistas en Acción.

De acuerdo con la Asociación, el actuar del piloto de la moto acuática sobre los delfines frente al puerto deportivo generó indignación en la ciudad española del norte de África por lo que las autoridades realizaron una investigación para dar con el responsable.

La Asociación indicó que el pasado 15 de agosto un agente “observó desde tierra cómo el sujeto les echaba la moto de agua encima cuando los delfines salían a respirar”.

Consideró como “deprimente ver cómo un invento relativamente reciente otorga a una sola persona (con el grado suficiente de insensatez) el poder de provocar un gran impacto en la naturaleza”.

La publicación sobre el suceso con delfines tuvo comentarios negativos por la acción realizada por el piloto de la moto acuática y algunos usuarios de las redes sociales, incluso, pedían consecuencias legales ante el suceso.

La Asociación Gualaya-Ecologistas en Acción llega constituida más de 25 años y su objetivo es la defensa ambiental y ante sus denuncias, la Guardia Civil de Melilla actuó.

“>

 

Deja un comentario