Las mujeres víctimas de violencia, activistas y colectivas feministas que mantienen la toma de una de las sedes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), advirtieron que la protesta será indefinida hasta la resolución de sus demandas y que lo expresado por el presidente Andrés Manuel López Obrador no tiene importancia porque el mandatario tampoco toma en cuenta sus exigencias.

La principal demanda de las manifestantes es la emisión de una recomendación por parte del organismo dirigido a las autoridades del país para que reconozcan e implementen medidas contra la violencia hacia las mujeres en México, y que cualquier institución se abstenga de “emitir discursos con el que se minimice o pretenda minimizar” la situación.

Sobre la condena que hizo AMLO de las pintas realizadas durante la toma y la intervención elaborada en una pintura de Francisco I. Madero, el Frente Nacional Ni Una Menos respondió que no tienen nada que decir porque para ellas “realmente no es nada, lo que él (López Obrador) opine no importa mucho, como él no nos toma en cuenta”.

En entrevista con SDPnoticias, una de las coordinadoras de la colectiva Ni Una Menos CDMX también explicó que ante el comunicado emitido por la CNDH, donde les solicitan la entrega del edificio ubicado en la calle de Cuba, de manera personal señalaron al organismo que mantendrán la toma por tiempo indefinido hasta que se atiendan los casos de las víctimas que llegaron desde el pasado 2 de septiembre.

Asimismo expresaron que la ahora Casa de Refugio Ni Una Menos, será ocupada para realizar actividades como la realización de despensas destinadas a familias de víctimas de violencia o talleres que imparten sobre la violencia feminicida como el de Muñeca Empoderada, impartido por la madre de una niña víctima de abuso sexual.

Las colectivas refirieron que hasta ver resultados concretos, podrán analizar si entregan o no las instalaciones pues recordaron que una demanda de hace tiempo en que se les destine un espacio para hacer sus labores de activismo y protesta de las víctimas, muchas de las que también necesitan un lugar donde vivir debido al desplazamiento forzado que ocurre en su contra por exigir justicia.

A la CNDH han llegado familias víctima de desaparición forzada, violación sexual, feminicidios y personas que se manifiestan como aliados porque han tenido obstáculos con el organismo para que se les garanticen sus derechos.

“Estos edificios son del pueblo pero no están funcionando para lo que son, esa labor la hacemos organizaciones como nosotras con nuestro propios medios, y no se nos hace justo que personas que no trabajan tengan todos estos recursos sin darle atención a las víctimas”.Ni Una Menos CDMX

Finalmente, el Frente Nacional Ni una Menos México ha compartido por sus redes sociales lo que necesitan para mantener la protesta, entre ello: cobijas, artículos de higiene personal, comida y colchonetas. También emitieron un mensaje para que cualquier persona que ha sido víctima de violencia y que necesite ayuda, se acerque a la toma donde les pueden dar una despensa y atención tanto psicológica como jurídica.

En un primer comunicado emitido por las mujeres, solicitaron que la CNDH pida la apertura unidades especializadas en violencia de género y violencia feminicida, además de que se extiendan amnistías y acuerdos de no ejercicio de la acción penal, o actos análogos, en situaciones donde se han criminalizado a las mujeres.

Por su parte, según la Secretaría de Gobernación, autoridades federales y de la Ciudad de México acudieron a las oficinas de la CNDH para iniciar un diálogo con las manifestantes, quienes lo habrían rechazado; pero reiteraron su disposición de entablar una mesa de trabajo para resolver las peticiones.


Inicio de la toma de CNDH

Desde el pasado jueves familiares de víctimas tomaron las oficinas de la Comisión para exigir que atiendan sus casos, algunos que llevan años sin obtener justicia. Uno de ellos fue Marcela Alemán, madre de Lya, niña de cuatro años y medio que en 2017 fue víctima de violación por una psicóloga en una escuela y que hasta ahora sigue impune.

Sobre el caso de Marcela y de Silvia Castillo, otra familiar afectada, así como de la licenciada Delia Icela Quiróga, la CNDH dijo que a pesar de que un día antes la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) las recibió para atender sus denuncias, decidieron quedarse en las instalaciones.

Fue desde el 4 de septiembre que colectivos y activistas llegaron a la Comisión en Cuba 60 para apoyar a las víctimas; también se realizaron pintas y en los días siguientes, otras actividades están programadas.

 

 

fuente: SDP noticias 

Deja un comentario