Aunque se insistió en que el COVID-19 no atacaba a niños, desde su inicio a la fecha la epidemia llevó a 8 mil 491 menores de edad a los hospitales del país.

Y a cuatro días de que la pandemia rompió el máximo récord de casos, cuando registró 22 mil 711 contagios en 24 horas y superó los 3 millones, en el país se hospitalizó a otros 244 menores, un promedio de 61 casos diarios.

En el caso de la Ciudad de México se triplicaron los casos de infantes hospitalizados a causa del coronavirus, al pasar de 4 a 17 en sólo un mes.

Apenas el 11 de julio pasado, la titular de la Secretaría de Salud capitalina, Oliva López Arellano, reportaba sólo cuatro casos en hospitales, pero para el 1 de agosto ya eran 12, y para el 13 de este mes el registro se elevó a 17 menores internados, en medio de una creciente alerta e incertidumbre entre los familiares por la saturación de camas en hospitales.

“Hay 17 niños en hospitales de la Secretaría de Salud del Gobierno de la Ciudad de México, ninguno de ellos en situación grave y todos con pronósticos favorables”, aseguró la funcionaria capitalina. Incluso, la secretaria aseguró que en la capital del país hay ya una “estabilidad” en la cifra de personas hospitalizadas, y que la semana que terminó “sólo aumentaron 133 hospitalizaciones por COVID-19”.

Insistió en que “afortunadamente la fisiopatología de la enfermedad afecta mucho menos a los niños y a los jóvenes, y se tienen casos, la mayoría asintomáticos, y se detectan porque se les hace una prueba rápida, pero afortunadamente no es un grupo que tenga un gran riesgo”.

Por lo anterior, la titular de la Sedesa capitalina negó que con el regreso a clases pudieran aumentar los contagios, y confió en que se espera un regreso a las aulas seguro y que se fomentará la salud de todos los involucrados que participan en las comunidades escolares.

Por Redaccion

Deja un comentario