El primer día de clases para un grupo de alumnos de primaria y su maestra se convirtió en pesadilla, pues mientras cursaba la reunión a través de Zoom, presenciaron un asesinato en la casa de una de las estudiantes.

En días recientes, una niña residente de Indiantown, Florida, Estados Unidos, fue testigo del asesinato de su propia madre a manos de quien fuera su pareja, Donald J. Williams, de 27 años. Los hechos ocurrieron mientras la niña tomaba una clase con la cámara de su computadora encendida.

De acuerdo con información de EFE, la maestra que impartía la clase notó que en la casa de su alumna se desarrollaba una violenta pelea y de inmediato silenció los micrófonos para evitar que el resto del alumnado escuchara.

Unos segundos después de que la discusión comenzara, la docente notó que la niña se llevó las manos a las orejas para protegerse del ruido causado por los disparos que el agresor hizo en contra de Maribel Rosado Morales, de 32 años.

La niña, cuyo nombre se ha reservado por seguridad, no era la única presente en el lugar; las autoridades informaron que en total había seis menores en el domicilio, cuatro de ellos hijos de la víctima y dos sobrinos. Por fortuna ninguno resultó herido en el tiroteo.

Williams huyó del lugar, pero fue detenido momentos más tarde portando un arma robada. Frente a la policía confesó ser culpable del  crimen contra Rosado Morales, y ahora enfrenta cargos de asesinato en primer grado, robo a mano armada y allanamiento de morada, entre otros.

Deja un comentario