Varios países, entre ellos México, han comprado un medicamento ruso denominado Avifavir, para combatir el coronavirus COVID-19 y curarlo en un período de entre cuatro y diez días, aseguró Kiril Dmítriyev, director del Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF).

En un artículo para Newsweek, Dmítriyev señaló que la producción de Avifavir ya fue incrementada, con el fin de “satisfacer tanto la demanda local, como internacional“.

Agregó que desde el comienzo de la crisis de COVID-19, Rusia recibió críticas por su respuesta a la pandemia, sin embargo, está dando un ejemplo del que otros pueden aprender en muchas áreas vitales.

Rusia es uno de los líderes mundiales en la prueba del virus, en la producción de medicamentos eficientes y se está acercando rápidamente a la producción en masa de su propia vacuna”, apuntó.

Detalló que el Avifavir ya fue comprado no solo por Bielorrusia y Kazajstán, sino también por Colombia, Brasil, Bulgaria, México, Arabia Saudita y Perú, además de que muchos otros países ya presentaron solicitudes de compra del medicamento.  

El fármaco, aprobado por el Ministerio de Salud de Rusia el 29 de mayo pasado, ya fue utilizado en más de 30 mil pacientes de 51 diferentes regiones (de las 85 que hay) en Rusia, con resultados positivos y con un resultado bajo de efectos secundarios (del 17.5 por ciento), aseguró el viernes pasado la jefa de operaciones de Ipharma, Natalia Vostokova, durante la presentación del fármaco en un conversatorio organizado desde Guatemala.

Según Vostokova, el 65 por ciento de pacientes necesitó cuatro días para recuperarse en su totalidad bajo el tratamiento de Avifavir, mientras que el 85 por ciento dio negativo a la prueba al quinto día. “El tratamiento es por diez días, a menos que el paciente dé negativo antes a la prueba”, dijo.

La directora de operaciones del centro de investigación enfatizó que la dosis debe plantearse “según el peso del paciente”, y aclaró que el fármaco cuenta con una “fácil tolerancia en pacientes, con dosis altas de hasta mil miligramos por día”.

De los “pocos efectos adversos” observados durante la aplicación en pacientes rusos, se encontraron “vómito, náusea, diarrea, dolor de pecho y un aumento en los enzimas del hígado, pero no hemos detectado ningún peligro”, ni siquiera para pacientes de más de 70 años de edad, agregó Vostokova.

El Avifavir fue descubierto en Japón para tratar las cepas de la gripe en 2014. Fue licenciado en 2016 por una compañía china y la patente caducó el año pasado, por lo que ahora es un medicamento genérico, según explicó la directora médica de la compañía Chromis, Elena Yakubova.

El medicamento “frena la replicación del genoma viral” y también es utilizado “para otras infecciones“, enfatizó Yakubova, quien recordó que los ensayos clínicos del medicamento para paliar el avance del coronavirus se llevaron a cabo en “Italia, Norteamérica, Londres, India, Blangladesh y Rusia”.

Actualmente, Avifavir cuenta con “dos autorizaciones de mercado: en Rusia y en India. Empezamos la cooperación con el Fondo de Inversiones directas y KhimRar, y ya hemos empezado una sociedad mixta para luchar contra el coronavirus”, agregó.

 

 

fuente: López Dóriga digital

Deja un comentario