Michael Cohen, exabogado del presidente DonaldTrump, se presentó nuevamente ante el Congreso este miércoles, una semana después de que acusara a su ex cliente de ser un racista, un estafador y un tramposo en un duro testimonio público.

La presentación de Cohen frente a la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes se realizó a puerta cerrada. Ha sido su cuarta y última comparecencia ante un panel del Congreso.

Cohen, quien se presentó con maletas repletas de documentos, hizo breves comentarios a los reporteros después de su testimonio.

“Creo que todos los miembros (del panel) quedaron satisfechos con las declaraciones y las respuestas que les di“, declaró.

Además, señaló que estaba preparado para aportar nuevas informaciones al comité en caso de ser necesario para ahondar en la investigación sobre la presunta injerencia rusa en la campaña electoral de 2016.

El neoyorquino de 52 años ya testificó la semana pasada a puerta cerrada ante las comisiones de inteligencia de la Cámara de Representantes y del Senado, además de hacerlo en público ante la Comisión de Supervisión de la Cámara Baja.

De su lado, el legislador demócrata Adam Schiff, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo que Cohen había cooperado plenamente “a pesar de las amenazas no tan poco ocultas que emanaban del presidente y sus aliados”.

Sin dar detalles, Schiff señaló que Cohen “proporcionó importantes testimonios y materiales relevantes para el núcleo de nuestra investigación y que nos permitirá avanzar sustancialmente” en ella.

Por admin

Deja un comentario