El presidente Andrés Manuel López Obrador declaró hoy en su conferencia de prensa que su relación con el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, no es buena debido al conflicto que hay con el agua y el riesgo que la crisis supone para su “relación” con Estados Unidos.

Otro detalle que el jefe del ejecutivo destacó esta mañana es que el gobierno de Chihuahua “ha ofendido” con este conflicto, pero lo que considera más delicado, son las consecuencia de perder el trato de agua que se tiene con el gobierno norteamericano.

“No es buena la relación, entonces no tiene ahora caso que se dé esta reunión porque nos han ofendido y, lo que considero más delicado, se está poniendo en riesgo la buena relación que tenemos con el gobierno de Estados Unidos y no queremos que haya represalias por no cumplir con un convenio”, reveló.

En reiteradas ocasiones, el mandatario mexicano ha declarado que no desea “represalias” de Estados Unidos, por lo que desea seguir con el tratado que es vigente desde 1944, donde el gobierno vecino destina una parte del agua que llega a la corriente principal del Río Bravo proveniente de los Ríos Conchos, San Diego, San Rodrigo, Escondido, Salado y del Arroyo de las Vacas.

 

 

fuente: El imparcial 

Deja un comentario