Nintendo cuenta con un catálogo impresionante de títulos de software idolatrado por las masas: videojuegos que en muchos casos podríamos considerar atemporales, o inmortales, sobre todo debido a que su propiedad intelectual es reconocida globalmente. Aprovechando esta situación, la compañía japonesa acaba de lanzar New Super Mario Bros. U Deluxe para el Nintendo Switch. Ésta es una nueva versión del excelente título de plataformas que llegó al Nintendo Wii U en 2012.

El negocio de las consolas caseras de videojuegos se encuentra marcadamente dividido entre tres participantes, que se esfuerzan cada vez más en diferenciarse de la competencia. Ya que los títulos AAA de las casas desarrolladoras de software cada vez es más fácil encontrarlos para todos los sistemas, los fabricantes de hardware necesitan sacar el mayor partido posible al software hecho en casa, y es por eso que una de las mejores oportunidades que tiene es el usar productos que ya han probado su éxito o calidad. Para la mala fortuna de Nintendo, el Wii U no tuvo el éxito esperado, pero el New Super Mario Bros. U de 2012 sí tenía mucha calidad; por esto tiene mucho sentido el volverlo a lanzar para un sistema con tan buena aceptación como el Nintendo Switch.

New Super Mario Bros. U Deluxe es parte de la subserie New Super Mario, que originalmente comenzó en las portátiles de Nintendo; se trata de juegos de plataformas clásicos en 2D que buscan renovar la fórmula original de los títulos del famoso plomero italiano. Es justo decir que ésta última entrega es la más completa y refinada que existe en la serie, logrando por un lado revivir el estilo y sistema de juego retro de los años ochenta, de forma que también puede apelar a las nuevas generaciones que ya nacieron con juegos para smartphones.

La historia del juego es la misma que ya conocemos: Bowser secuestra a la princesa Peach, por lo que Mario y sus amigos tendrán que salir a su rescate, recorriendo un total de siete mundos, controlados por los hijos del archienemigo de Mario. Antes de entrar a cada nivel, tenemos que navegar el mapa del juego, donde movemos a nuestro personaje por una serie de caminos que expresan el avance de nuestros héroes; cada mundo es una parte del mapa, con áreas congeladas, desérticas, submarinas o llenas de gigantes, por dar algunos ejemplos. Estos mundos se encuentran conectados, y podemos explorar el mapa —al menos verlo— en su totalidad desde el principio del juego, de la misma forma en que sucedía con Super Mario World.

Antes de entrar a cada nivel podemos elegir con qué personaje queremos jugar, ya sea con Mario, Luigi, Toad, Toadette, o Nabbit. Cada uno tiene su propia cuenta de vidas extra, lo que nos da una gran cantidad de oportunidades para pasar el nivel. Es importante considerar que este título lo pueden jugar desde uno hasta cuatro usuarios simultáneos, lo cual se vuelve bastante divertido y caótico. Esto se puede configurar teniendo cuatro Joy-Cons, lo cual puede ser un poco difícil para quien no esté acostumbrado al tamaño. Por el otro lado, jugar de manera solitaria, ya sea en modo portátil o en una televisión se mantiene entretenido.

Cada personaje tiene habilidades un poco distintas, que realmente están pensadas como modos de dificultad. Por ejemplo, si jugamos con Mario, tenemos la experiencia estándar de estos títulos, pero Luigi es un poco más difícil de controlar, mientras que Toadette es la más estable y sencilla de usar; además, mediante un ítem especial, ella se puede transformar en una copia de la princesa Peach, teniendo un nuevo personaje a nuestra disposición; pero el modo fácil realmente es usar a Nabbit, que es un conejo ladrón que técnicamente es un antagonista, por lo que los enemigos de cada nivel no pueden hacerle ningún daño; ni siquiera el fuego lo lastima, además de que es más rápido y fácil de controlar, como por ejemplo en las áreas submarinas.

POR FORBES

Por admin

Deja un comentario