Los empleados tienen la opción de trabajar cuatro días a la semana siempre que respondan con productividad.
Una empresa llamada “Perpetual Guardian”, ubicada en Nueva Zelanda, decidió reducir la semana laboral a cuatro días, y a principios de año, por dos meses, lo hizo bajo la política de: “Trabaje cuatro días y cobre cinco”.

La compañía de 240 empleados explicó que, durante el período de prueba, la productividad aumentó un 20%, el estrés disminuyó y los trabajadores estaban mas comprometidos, aseguró el gerente de la empresa de fondos Andrew Barnes.

Estudios han demostrado que cuanto más horas trabajan los empleados más caen sus niveles de productividad, por ello, en marzo, la empresa comenzó con el nuevo horario laboral, que se aplicó junto con un reajuste salarial; los empleados recibían el sueldo de cinco días, trabajando solo cuatro.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Auckland supervisó la prueba para analizar el impacto en el equipo, donde se señaló que pocos empleados tuvieron problemas o preocupaciones con respecto a tener tiempo extra; pues compartieron ese tiempo con amigos y familia; sin embargo, hubo quienes no supieron que hacer con su día libre.

El éxito en esta prueba significó que la junta de la empresa recibiría algunas recomendaciones para profundizar en el concepto: si la prueba se hace permanente.

Por: QS Redacción.

Por admin

Deja un comentario