El no dormir en la noche puede provocar, entre otras enfermedades, un mayor riesgo de desarrollar cáncer de seno en las mujeres, y de próstata en los hombres

Al menos 28 por ciento de la población en México padece trastornos del sueño, por lo que se debe promover la prevención, educación y comprensión del tema, señalaron especialistas de la Sociedad Mexicana para la Investigación y Medicina del Sueño (Somims).

En conferencia de prensa, previa a la celebración del Día Mundial del Sueño, el próximo 15 de marzo, la presidenta de la Somims, Guadalupe Terán Pérez, indicó que el objetivo de esa fecha es reflexionar sobre la importancia del sueño.

Dicha celebración este año tendrá el eslogan “Sueño saludable, envejecimiento saludable”, porque “dormir bien tiene que ver con cómo vamos a envejecer”.

Refirió que en 2016 la Encuesta Nacional de Salud cuestionó “cómo duermen los mexicanos” y aproximadamente un 28.4 por ciento de la población tuvo tiempo de sueño reducido, es decir, menos de siete horas diarias, cuando lo ideal es dormir entre siete y nueve horas diarias.

Ello provoca que el 27.8 por ciento de la población esté en alto riesgo de padecer síndrome de apnea obstructiva del sueño o insomnio (dificultad para dormir más de tres días por semana), lo cual afecta al 18.8 por ciento.

“Al dormir bien, nosotros vamos a estar más protegidos de enfermedades, cuando estamos enfermos necesitamos dormir para recuperarnos, dormir nos sirve para restaurar el organismo, para regular la temperatura corporal, para sintetizar proteínas que nos van a mantener funcionales durante el día”, comentó.

Agregó que “nos sirve para llevar a cabo procesos cognitivos como el aprendizaje, la memoria, la creación de nuevas estrategias, nos genera herramientas de descanso en general para restablecer la energía, donde en la medida que dormimos bien, vamos a ser funcionales en el día a día”.

En caso contrario, el no dormir en la noche, en las mujeres se corre más riesgo de cáncer de seno y en los hombres, de cáncer de próstata, aunado a hipertensión y problemas cardiovasculares.

La especialista en trastornos del sueño enfatizó la necesidad de crear programas preventivos, educar y sensibilizar a profesionales de la salud sobre medicina del sueño.

De igual forma, instrumentar políticas públicas para regular los turnos laborales, jornadas escolares y programas de psicoeducación sobre el sueño y difusión de información en torno al tema.

Por admin

Deja un comentario

Salir de la versión móvil