El secretario general del Gobierno de Durango, Adrián Alanís Quiñones, declaró el martes que el padre del menor quien inició el tiroteo en el Colegio Cervantes de Torreón, Coahuila, estuvo preso en Estados Unidos por narcotráfico, además de que la madre fue asesinada.

El niño disparó contra la maestra María Assaf, originaria de Gómez Palacio, Durango, y hacia compañeros de su escuela para después quitarse la vida, el pasado 10 de enero.

El padre

Además de las declaraciones del funcionario, el medio El Siglo de Torreón indica que una ficha de la Oficina de Prisiones de Estados Unidos describe que José Ángel “R”, padre del menor, fue detenido por la Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés).

El hombre de 37 años fue acusado por posesión, con intención de distribuir, 31 kilos de metanfetaminas con apoyo de otras dos personas en Oklahoma, y sentenciado en julio de 2017 a cuatro años de encierro en la prisión federal Big Spring, en Texas.

Después de dos años y tres meses, José Ángel obtuvo su libertad y fue deportado a México en octubre de 2019 por autoridades estadounidenses.

Según el medio Excelsior, se reporta que el padre del menor fue pistolero de un grupo delincuencial del cual no se obtuvo el nombre, y que tiene dedicado un corrido con Fidel Rueda llamado “Pollo Ramos y El Payán”.

La madre

Alanís Quiñones declaró el pasado martes que la madre del menor, Jazmín “B” fue degollada.

Jazmín falleció hace dos años y a pesar de lo declarado por el funcionario, existe una segunda versión de su muerte donde la mujer habría fallecido por una sobredosis durante una cirugía plástica.

Los abuelos

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto, dio a conocer el pasado martes que fueron congeladas las cuentas de José Ángel “R” y Rebeca “N”, abuelos paternos del niño, por presentar irregularidades.

De acuerdo con Nieto, en las cuentas se detectaron 120 millones de pesos dirigidos a empresas, además de que el matrimonio adquirió seis vehículos de lujo en los últimos dos años, dos de ellos blindados.

El abuelo también es investigado por presuntos nexos con el narcotráfico, ya que supuestamente durante su audiencia trascendió que tuvo relación con un grupo delictivo que operaba en la región Laguna de Coahuila y Durango entre los años 2007 y 2012.

En cuanto a los abuelos maternos, el medio Excelsior indica que se desconocen los nombres y  la actividad del abuelo, pero de la abuela se presume que cometió actos ilícitos en el estado de Durango y que fue asesinada.

Miguel Riquelme, gobernador de Coahuila, insiste que ante los hechos que han sido ubicados durante la investigación, el lamentable acto violento en el Colegio Cervantes podría haberse derivado del ambiente complejo en el que vivía el menor.

fuente: El imparcial 

Deja un comentario