La pandemia por COVID-19 detonó problemas de salud mental entre niños y elevó la demanda de urgencia en el Hospital Psiquiátrico Infantil en un 25 por ciento. Pasando de 2 mil 943 consultas en el 2020, a 2 mil 089 en lo que va del 2021, y de las cuales 435 ya presentaban lesiones de por medio.

Existen múltiples factores que desencadenan la conducta suicida, entre ellos, el rechazo social, la depresión, el consumo de sustancias, y ahora, la soledad por el confinamiento a causa de la pandemia. Los especialistas consideran que la escuela, es el mejor lugar para detectar y canalizar a niños y adolescentes a tiempo, pues pueden manifestarlo con antelación. Por ello, aconsejan a padres y a tutores, escuchar a sus hijos y tener una comunicación estrecha.

“Es común que recibamos en urgencias de los hospitales, principalmente los hospitales psiquiátricos, a jóvenes que se quieren quitar la vida, desde niños, muy niños estamos hablando de 10 años para arriba que ya podemos observar conductas o ideaciones suicidas”, dijo Juan Manuel Quijada, director general de Atención Psiquiátrica Secretaría Salud.

En México, el suicidio es la segunda causa de muerte en jóvenes entre 15 y 29 años.

“Se hacen auto lesiones, es decir, toman alguna herramienta de casa y se hacen algunos cortes que es por mucho lo más común, otra situación común es que tomen pastillas, uno de los métodos más utilizados al día de hoy es el ahorcamiento, niños que llegan en crisis. Algunos pueden estar viviendo violencia dentro de casa, algunos otros abusos dentro de casa”, refirió el doctor Quijada.

El rechazo social, depresión, consumo de sustancias y actualmente soledad por el confinamiento ha vuelto especialmente vulnerable a los niños y adolescentes.

Los especialistas advierten que la escuela es el mejor lugar para detectar y canalizarlos a tiempo.

“Los jóvenes al encontrarse aislados de su círculo social, de su escuela, de sus lugares comunes, empiezan a experimentar un sentimiento de soledad, se empieza a ligar a veces con ansiedad y la mayoría de las veces con depresión, más otros factores que pueden estar alrededor como por ejemplo el fallecimiento de alguno de sus familiares. Además de la pérdida del empleo por ejemplo de alguno de sus padres, es probable que sean factores que en algún momento nos lleven a la conducta suicida”, insistió el doctor.

Generalmente las personas que se suicidan lo manifiestan con antelación, por ello, es importante estar alerta y ante cualquier pensamiento, conducta o intención de este tipo, y llamar a la Línea de la Vida de la Secretaría de Salud Federal.

“El mensaje principal es escuchar, más allá de decirle algo a nuestros jóvenes, a nuestros niños hay que escucharlos. El poder escucharlos nos va a dar una idea de qué está pasando en sus cabezas, qué está pasando no nada más en su mente, sino también en su corazón y podamos tenderle la mano y yo diría tenderle la oreja porque escucharlos es una cosa muy importante para poder desactivar esta conducta”, concluyó el doctor Quijada.

Por Redaccion

Deja un comentario