Una autoridad sanitaria de Rusia advirtió que cualquiera que reciba la vacuna Sputnik V contra Covid-19 debería dejar de consumir alcohol por casi dos meses, lo que ha provocado rechazo entre algunos rusos que dicen que la petición es descabellada.

Anna Popova, jefa del regulador de salud del consumidor, dijo el martes a la estación de radio Komsomolskaya Pravda que la gente debería dejar de beber alcohol al menos por dos semanas después de recibir la primera de dos inyecciones. Y deberían seguir absteniéndose de beber por otros 42 días, recomendó.

Sputnik V, que recibió licencia bajo un proceso expedito antes del final de los ensayos clínicos, fue dada en primera instancia a médicos, soldados, profesores y trabajadores sociales y su distribución a escala nacional comenzará esta semana. Hay 21 días entre las dos inyecciones de la vacuna rusa.

“Esto realmente me molesta”, dijo Elena Kriven, residente de Moscú. “Es poco probable que no pueda beber durante 80 días y considero que el estrés en el cuerpo por dejar el alcohol, especialmente durante un período festivo, sería peor que los (efectos secundarios de la) vacuna y sus presuntos beneficios”.

Kriven se refería a las fiestas de Año Nuevo. Muchos rusos pasarán los primeros 10 días de 2021 relajándose en casa o en el extranjero, un periodo asociado con un mayor consumo de alcohol.

Los rusos están entre los mayores consumidores de alcohol del mundo, aunque el consumo ha caído con fuerza desde 2003.

Popova advirtió que el alcohol reduciría la capacidad del cuerpo para desarrollar inmunidad al Covid-19. “Es una tensión para el cuerpo. Si quiere estar sano y tener una respuesta inmunitaria fuerte, no beba alcohol”, dijo.

Su consejo fue refutado por Alexander Gintsburg, el desarrollador de la vacuna. El perfil de Twitter Sputnik V publicó este miércoles un consejo muy diferente, usando la imagen del actor de Hollywood Leonardo DiCaprio levantando una copa de champán.

“Una copa de champán no le hará daño a nadie, ni siquiera a su sistema inmunológico”, dijo Gintsburg. Agregó que sería prudente reducir el consumo de alcohol en una cantidad razonable mientras el cuerpo genera inmunidad, pero sostuvo que no hay necesidad de dejar de beber por completo.

Sin embargo, afirmó que es fundamental abstenerse de consumir alcohol tres días antes y después de las dos inyecciones necesarias. Sostuvo que ese consejo es el mismo para cualquier persona que se vacune en todo el mundo y no es específico de Rusia o Sputnik.

El tema generó un animado debate en las redes sociales.

“Deberías haber hablado (sobre la reducción del consumo de alcohol) en primer lugar”, escribió el usuario de Facebook Pavel Goriachkin. “Es absolutamente imposible para la mayoría de la gente en nuestro país”.

Konstantin Roninyo, otro usuario, escribió, “Ni siquiera yo no me apuntaré a esto, a pesar de que rara vez bebo. ¡Tomar una copa en Año Nuevo es sagrado!”

Otros afirmaron que su experiencia propia demuestra que no es necesario seguir las recomendaciones de Popova. “Bebí como si no hubiera un mañana entre la primera y la segunda inyección”, dijo un residente de Moscú, que no quiso identificarse. “Y tengo anticuerpos saliendo de mis oídos”.

 

 

fuente: Forbes México 

Deja un comentario