Los directivos del Colegio Cervantes acordaron revisión de mochilas llevada a cabo por los mismos padres de familia y además analizan la posibilidad de instalar detectores de metales. Asimismo, recomendaron a los papás que sus hijos utilicen mochilas transparentes.

Tras el tiroteo que dejó dos personas muertas y seis heridas en esa institución educativa de Torreón, este viernes se van a reanudar las clases, luego de concluir el protocolo de atención psicológica que se aplicó.

Una vez que concluyó el protocolo de contención postraumática para alumnos, padres de familia y para personal del colegio, la dirección del plantel informó a los padres, a través de una circular, que este viernes 17 se reanudan las actividades curriculares en el campus Bosque, donde ocurrió el tiroteo, así como las deportivas y culturales, que se realizan en otro espacio.

Otro de los acuerdos alcanzados entre padres y directivos del colegio es que los estudiantes de primero, segundo y tercer grado ingresen al plantel por uno de los accesos y los de cuarto, quinto y sexto grado lo hagan por otra puerta.

La asistencia de los alumnos este viernes no es obligatoria, pues en caso de que los padres consideren que sus hijos no están preparados para regresar a clases, por las secuelas que les dejó el suceso, tienen el derecho de no llevarlos a clases.

A seis días de que un niño de 11 años disparara para asesinar a una maestra y herir a otras seis personas antes de suicidarse, su abuelo fue detenido por considerar que fue omiso en resguardar las dos armas de su propiedad que usó el alumno para llevar a cabo el tiroteo.

Las cuentas del abuelo del menor y de su padre fueron congeladas, luego de que Hacienda detectara anomalías.

Deja un comentario