Empezamos un nuevo año, sentimos que todo va a mejorar y que tenemos una nueva oportunidad para comenzar de nuevo.

El especialista de la Clínica de Asistencia a Pacientes de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM) menciona que es común que una vez empezado el año, nos olvidemos de estos propósitos por flojera o simplemente por auto-sabotaje. Pero, ¿por qué sucede esto?, ¿por qué a veces nos ponemos metas que son inalcanzables y que sabemos no cumpliremos?, ¿cómo deben ser para que realmente podamos alcanzarlos?

Conforme el año avanza, la motivación de cambio, la sensación de un nuevo comienzo y los propósitos que habíamos previsto, tienden a desvanecerse. Esto se debe a varias razones, según el psicólogo Pablo Guerrero Ibargüengoytia:

  1. Las fiestas vienen acompañadas de vacaciones, bonos, aguinaldos, regalos y excesos.
  2. Las conductas que tenemos en esta época del año suelen ser muy distintas a las del día a día, lo cual provoca que tengamos emociones y afectos diferentes al resto del año.
  3. Los ánimos suelen ser positivos y rodeados de alegría, factor que al traducirlo y ponerlo en metas por cumplir, se muda en algo demasiado positivo, incluso, inalcanzable.

Esto provoca que las metas que nos proponemos sean excesivamente altas pero que en nuestro sentir diario, no tengamos la determinación suficiente para cumplirlas, menciona Pablo Guerrero Ibargüengoytia.

Es muy importante que las metas que te propongas sean pensadas de acuerdo a tu sentir y a tu estado afectivo diario y no al que tienes durante las fiestas, ya que este suele ser irrealmente positivo, concluye Pablo Guerrero Ibargüengoytia.

Deja un comentario