La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) dio a conocer los quesos amarillos que no cumplen con las especificaciones de sus etiquetas.

En la más reciente edición de la Revista del Consumidor, la Profeco detectó irregularidades en diversas marcas de queso amarillo entre las que se señalan un alto contenido de agua, exceso de grasa y la ausencia de leche.

Gráfico de Profeco

 

Para el estudio se tomaron en cuenta los siguientes parámetros: información al consumidor, denominación, contenido de agua, cantidad de almidón, aporte nutricional, grasa vegetal y países de origen.

El estudio incluyó 22 marcas de productos llamados queso amarillo.

La dependencia detalló que en México no existe una norma oficial que establezca la denominación del queso tipo americano y por eso, “las marcas hacen lo que quieren”.

En este sentido, en abril de 2021, se establecerán denominaciones de los productos imitación que deberán aparecer en la parte superior izquierda de la superficie de exhibición de este tipo de quesos con la palabra “imitación”.

Gráfico de Profeco

Los peores

Los dos productos que tienen más agua que lácteos son Del Rancho y Le Castell.

Los que incumplen con lo que dice el etiquetado son AurreráChipiloCaperucita y La Villita.

AurreráEl CiervoGranjaBurr y La Villita son los que tienen más almidón y grasas vegetales de lo que declaran.

El queso que no tiene denominación y poca proteína es el Precissimo Tipo Americano.

Además, el queso Burr confunde a los consumidores pues tiene dos presentaciones, uno americano y otro imitación americano.

Por otro lado, el queso Sabores de mi tierra, no declara que contiene almidón y solamente tiene 0.49 gramos de proteína, que lo convierte en el que menos tiene de los 22 estudiados, además, tiene etiquetado incompleto y cuenta con grasa vegetal.

Gráfico de Profeco

Los que sí cumplen

Los quesos que sí cumplieron con lo que se establece en la etiqueta son: AguascalientesEsmeraldaGreat ValueKraft SinglesLalaPhiladelphia y President.

 

fuente: López-Dóriga Digital

Deja un comentario