El Gobierno de México sancionó e inhabilitó este lunes a la empresa del hijo del alto funcionario Manuel Bartlett que vendió al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ventiladores para enfermos de la COVID-19 con sobreprecio.

“Se comunica a las dependencias y entidades de la Administración pública federal, a las empresas productivas del Estado, así como a las entidades federativas y municipios que deberán abstenerse de celebrar contratos con la empresa Cyber Robotic Solutions”, detalló el Gobierno en una circular publicada en el Diario Oficial de la Federación.

La Secretaría de la Función Pública, encargada de combatir la corrupción dentro del Gobierno, detalló en un comunicado que esta empresa recibió dos inhabilitaciones por 24 y 27 meses, así como dos multas que suman cerca de dos millones de pesos (89 mil 400 dólares).

La compañía Cyber Robotic Solutions es propiedad de León Manuel Bartlett, hijo de Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y uno de los altos funcionarios más polémicos dentro del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

El pasado 17 de abril, se le adjudicó de forma directa a esta empresa una compra de 20 ventiladores para enfermos de la COVID-19 destinada a la delegación del IMSS en el céntrico estado de Hidalgo a un precio de 31 millones de pesos (1,26 millones de dólares).

La Secretaría de la Función Pública confirmó este lunes que “el precio ofrecido por la empresa estuvo fuera del rango del mercado” y que “la supuesta urgencia para adquirir los ventiladores en el IMSS de Hidalgo no tuvo sustento durante las fechas de la contratación”.

Asimismo, la dependencia reveló que “ni uno solo de los 20 equipos entregados cumplió con las especificaciones técnicas contratadas”.

Los equipos estaban viejos y 11 de ellos estaban rotos y eran “totalmente inservibles”, explicó.

El Gobierno también “investiga la posible comisión de faltas administrativas por parte de servidores públicos vinculados al proceso de adquisición”.

De acuerdo con el comunicado, la Secretaría de la Función Pública obligó al IMSS en Hidalgo a devolver esos equipos, los cuales jamás se usaron, de modo que se recuperó el dinero y se “evitó el daño patrimonial al Estado”.

Cuando en mayo se conoció este escándalo, León Manuel Bartlett negó a través de su cuenta de Twitter que hubiera un sobreprecio en la venta de dichos ventiladores y aseguró que “el proceso de compra se realizó de forma transparente y a precios razonables”.

López Obrador recordó entonces que “no iba a tolerar actos de corrupción” y abogó por no permitir la “impunidad” dentro del Gobierno.

Con anterioridad, el director de la CFE, Manuel Bartlett, uno de los funcionarios más polémicos dentro del Gobierno de López Obrador, fue denunciado por omisiones en su declaración patrimonial y exonerado por la Secretaría de la Función Pública.

 

 

fuente: el imparcial

Deja un comentario