Adeudo de Interjet al SAT rebasa los 3 mil millones de pesos

La aerolínea mexicana Interjet se está preparando para entrar en un concurso mercantil la próxima semana con la intención de que algún fondo de inversión inyecte recursos a la empresa. Los adeudos de la compañía aérea con el Sistema de Administración Tributaria (SAT) rebasan los 3 mil millones de pesos, poniendo en riesgo una de las fuentes de financiamiento del Tren Maya.

El corporativo que actualmente preside Alejandro del Valle, se quedó con casi 1,492 millones de pesos de derechos pagados por los viajeros extranjeros, por Derecho sin permiso para realizar actividades remuneradas (DNR), así como en el pago del Derecho de Servicios Migratorios (DSM) en 2018 y 2019. Estas tributaciones son cobradas y retenidas por las aerolíneas, siendo la obligación de entregar los recursos a la institución que dirige Raquel Buenrostro, pero Interjet omitió la entrega.

La inversión para el Tren Maya

Una de las obras de infraestructura emblemáticas del Gobierno de la Cuarta Transformación (4T) es la construcción del llamado Tren Maya; siendo una de sus fuentes de financiamiento para este proyecto los derechos que pagan los extranjeros cuando viajan a México vía aérea y si estos recursos solo los cobran, las líneas aéreas.

Los 1,460 kilómetros de vía del tren en el sureste del país se pretenden construir en cuatro años e iniciar su operación en 2024. Las estaciones y desarrollos colaterales se llevarían a cabo en su totalidad con recursos públicos.

La inversión estimada inicialmente para el diseño, construcción, operación, mantenimiento y material rodante (30 locomotoras y 180 carros de pasajeros) del Tren Maya, sería de 139 mil 072 millones de pesos, siendo un proyecto rentable según un análisis de costo beneficio elaborado por la consultoría PwC.

Los cambios realizados en el proyecto del Tren Maya ocasionaron que su costo ronde ya los 180 mil millones de pesos (30 por ciento más respecto del monto registrado ante la Secretaría de Hacienda en enero del 2020).

Hasta diciembre pasado, el Tren Maya mantenía un requerimiento de inversión de 156 mil millones de pesos, que era, a su vez, 12 por ciento superior al registrado al inicio del 2020 mismo que era de 139 mil millones de pesos, pues aún no se consideraba el costo de la electrificación del proyecto.

La fuente de financiamiento para la obra ferroviaria será la tributación de DNR que pagan los extranjeros que ingresan a México vía aérea, por lo que ya se tienen asegurado una parte para el proyecto.

Las visitas a México de personas de otros países se han reducido considerablemente en los últimos meses debido a la expansión de la pandemia de Covid-19, por lo que ha disminuido los ingresos monetarios por el cobro del impuesto, además de que Interjet no reporta los recursos al SAT.

La tributación que cobra el Instituto Nacional de Migración a los extranjeros que vienen a México vía aérea, no será suficiente para el financiamiento del ferrocarril del sureste, además una parte de los ingresos por DNR, ya lo tiene comprometido al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) para el pago de un crédito que tiene la institución que actualmente dirige Rogelio Jiménez Pons desde el 2014, con Banobras.

Héctor Gómez Barraza, quién fue director de Fonatur en el sexenio de Enrique Peña Nieto, comentó que a causa de las malas decisiones que se habían tomado en la institución con el proyecto Playa Espíritu en diciembre del 2012, el Fondo tenía una deuda de 4,462.8 millones de pesos (integrada por créditos con Banobras-Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), Banobras, Arrendadora Banobras, Inbursa y Banco Interamericano de Desarrollo).

Banobras entregó a la institución que fomenta el turismo, un crédito por 4,048 millones de pesos, lo que permitió a está liquidar adeudos; aunque se estima que todavía quedan 600 millones de pesos pendientes por pagar.

El préstamo fue a un plazo de 20 años y en condiciones preferenciales para el órgano que hoy también tiene el compromiso de la construcción del Tren Maya.

La fuente de pago del crédito fue garantizada por los ingresos del Derecho de los visitantes sin permisos para realizar actividades remuneradas, que ingresan al país con fines turísticos, que cobra el Instituto Nacional de Migración además del 50 por ciento de la venta de lotes del inventario de los terrenos de Playa Espíritu, que le fueron comprados al exgobernador de Sinaloa Antonio Toledo Corro en el sexenio de Felipe Calderón.

Los ingresos provenientes del DNR están muy comprometidos para el pago del préstamo que otorgó Banobras a Fonatur, la disminución de estos recursos por la disminución de visitantes al país, además de que Interjet no reporto por más de dos años este dinero.

La quiebra anunciada de Interjet

El pasado 30 de diciembre el Servicio de Administración Tributaria embargó cuentas bancarias, automóviles y marcas de ABC Aerolíneas, nombre legal de Interjet, aerolínea propiedad de Grupo Coral, de Miguel Alemán Velasco y Miguel Alemán Magnani, por el incumplimiento del pago de impuestos por 2 mil 947 millones de pesos, pero esto no fue suficiente para recuperar los adeudos DNR y lo que deben a sus empleados desde hace meses.

La quiebra de la línea aérea fundada por Miguel Alemán hará difícil que el SAT pueda recuperar esos recursos provenientes del cobro de los Derecho sin permiso para realizar actividades remuneradas, por lo que habrá menos dinero para financiar el Tren Maya.

Por Redaccion

Deja un comentario