El pasado viernes 27 de agosto un hombre de 84 años de edad fue condenado a dos cadenas perpetuas en un tribunal del condado de Marinette en Wisconsin.

Lo más sorprendente de esta historia es que fue juzgado por dos asesinatos que cometió 45 años atrás.

Raymand Vannieuwenhoven le disparó a dos personas en un bosque en 1976

Raymand Vannieuwenhoven es un hombre estadounidense, quien fue declarado culpable de los asesinatos de David Schuldes y Ellen Matheys, de 25 y 24 años, respectivamente; los cuales ocurrieron en el año de 1976.

De acuerdo con las investigaciones, Raymand Vannieuwenhoven, David Schuldes y Ellen Matheys habían realizado planes para acampar en una de las zonas rurales que tiene Wisconsin.

Una vez ahí, el hombre y sus dos víctimas, optaron por dar un paseo por el bosque.

Fue entonces que Vannieuwenhoven aprovechó la distracción del momento para propinar dos disparos en contra de David Schuldes; una de las balas alcanzó a darle en el cuello, matándolo al instante.

Enseguida, Ellen Matheys intentó escapar, pero el hombre la alcanzó, para luego violarla y terminar con su vida, disparándole dos veces en el pecho.

El crimen se resuelve varios años después gracias a una muestra de ADN

Luego de que haber ocurrido los terribles asesinatos, la oficina del Sheriff del condado de Marinette trató de resolver el caso, sin éxito.

El crimen fue olvidado durante varios años. Fue hasta el 2018 que la suerte con la que había corrido el hombre hasta ese momento, cambió por completo.

En dicho año, las autoridades comenzaron a trabajar con una empresa llamada Parabon Nanolabs.

Ellos tomaron una muestra de ADN obtenida de los restos de semen que quedaron en los pantalones que Ellen Matheys vestía aquella noche.

De ese modo, cargaron la muestra de ADN a la base de datos genealógica GEDmatch; la cual reveló la coincidencia con la familia de Vannieuwenhoven.

Así que las autoridades se encargaron de hacer muestras de ADN a los dos hijos de este hombre, descartando que hubieran sido ellos los culpables de los asesinatos.

Por lo que el único culpable podría ser Raymand Vannieuwenhoven.

Las autoridades le pidieron llenar una encuesta para obtener muestras de su saliva

Una vez que las sospechas acerca de que Raymand Vannieuwenhoven era el verdadero culpable comenzaron a incrementar, a las autoridades se les ocurrió un plan para poder detenerlo.

En 2019 dos agentes acudieron a su casa y le pidieron que llenara una encuesta sobre la calidad del servicio policial y posteriormente la enviara por correo al departamento.

El hombre, realizó lo que le pidieron sin imaginar lo que le vendría a continuación.

La saliva con la que selló el sobre era lo único que necesitaban las autoridades para confirmar que él era el autor de los asesinatos.

Así que enviaron el sobre un laboratorio, donde se estableció que su ADN coincidía con el que fue tomado de la escena del crimen.

Fue entonces que el hombre fue arrestado el mismo mes, siendo acusado de dos cargos de homicidio intencional en primer grado.

Por su parte, el juez del caso determinó que las cadenas perpetuas estaban justificadas por la naturaleza depravada de las acciones de Vannieuwenhoven.

Deja un comentario