Roberto Domínguez, cantante de narcocorridos, es asesinado frente a su familia en Tijuana

0
20

El mundo de la música en México vivió un nuevo asesinato. La tarde del martes 12 de agosto, fue ultimado Roberto Domínguez Trejo, vocalista de la banda de narcocorridos “Los Hijos del Cártel”.

Domínguez Trejo, de 25 años de edad, fue asesinado de un balazo en la cabeza cuando se encontraba con su familia, a bordo de su vehículo Eclipse color negro.

Esperaban cargar combustible en una gasolinera de la ciudad de Tijuana, Baja California, cuando un hombre llegó en un vehículo Camaro color negro y sin mediar palabra, le disparó, para posteriormente darse a la fuga.

La esposa y el bebé del cantante presenciaron el hecho, sin embargo, resultaron ilesas. Hasta el momento, no hay personas detenidas.

La tarde del sábado pasado fue asesinado Luis Mendoza, vocalista de la agrupación “Los Ronaldos”. Un comando armado disparó en más de 100 ocasiones contra la camioneta en la que viajaba con su representante, los dos murieron en el lugar.

Luis Mendoza gozaba de fama en el norte del país por sus canciones, algunas de ellas narcocorridos. Hasta ahora las autoridades de Ciudad Obregón, Sonora (donde fue asesinado el cantante), no han dado mucha información sobre las lineas de investigación que se llevan a cabo, sin embargo, no se descarta un presunto ajuste de cuentas.

Desde hace décadas, en México y Estados Unidos han existido muchos intérpretes y compositores musicales que han escrito o cantado corridos dedicados narcotraficantes.

Esta cultura del narcocorrido tiene sus inicios con el corrido de “El Pablote”, escrito en 1931 y dedicado a Pablo González, también conocido como “El Rey de la Morfina”. Al principio este género musical era un lamento, que regularmente los escribían desde la cárcel y siempre dejaba una moraleja.

Sin embargo, actualmente el propósito de los narcocorridos es celebrar las hazañas y matanzas de los jefes de los grupos criminales, o mandar mensajes a

Deja un comentario