El sacerdote Lázaro Hernández, quien fue noticia a nivel nacional por criticar el aborto y a las mujeres que recurren a esta práctica, pidió una disculpa pública para las personas que se pudieron ofender con su discurso en la homilía de este domingo, en donde mencionó: “No apoyen a las jóvenes matando a sus hijos para que dejen de estorbar y se diviertan, mejor maten a sus hijas para que ellas no estorben”.

Haciéndose acompañar por el padre Jorge Salvador Guzmán, delegado de la Diócesis de Saltillo en la región centro de Coahuila, y el presbítero Néstor Martínez, responsable de la pastoral bíblica, durante una rueda de prensa aseguró “se malinterpretaron las cosas” y mencionó que su intención era únicamente crear conciencia entre la sociedad.

“Se malinterpretaron las cosas, estaba predicando sobre los derechos de la familia. Pero el ejemplo no fue de que vamos a matar a las mujeres, las mujeres son tan importantes en cualquier ambiente, si la mujer no nos movemos, entonces por eso era la idea, pero no de atacar a la mujer de ninguna manera, la mujer tiene una importancia dentro de la sociedad dentro de la iglesia, tiene papeles importantes así que yo no voy a ir en contra de la mujer, al contrario, alabo la grandeza de la mujer, si rechazara a la mujer estaría traicionándolo porque vengo de una mujer, todos venimos de una mujer, se malinterpretó las cosas”.

Mencionó que durante la misa donde ofreció este discurso, no tuvo ningún reclamo de los fieles, por que se intenta crear conciencia, sin embargo, en el video se divulgó únicamente la frase que causó conmoción en la población: “vamos a matar a todos los niños por que nos estorban, el niño no se puede defender. ¿Por qué no matamos a la mamá? Que tampoco va servir para nada, una mujer que aborta ya no sirve para nada, está hueca, moral física y psicológica”.

Reiteró una disculpa si en algún momento ofendió a alguna persona por sus comentarios, pretendía hacer conciencia de la vida, sea del niño, de la mamá. “No era mi intención ofender a nadie”.

Néstor Martínez, responsable de la pastoral bíblica, intervino en la rueda de prensa, argumentando que cada persona interpreta las cosas como quiere, pero destacó que el evangelio de la iglesia católica es claro e incluso Jesús utilizaba elementos retóricos propios para propiciar el despertar de la conciencia entre las personas.

“Ante la situación que estamos viviendo creo que necesitamos despertar la conciencia de las personas, nunca con el afán de de ofender a alguien, siempre teniendo muy claro el objetivo despertar conciencias y yo creo que si, apoyar y valorar mucho los valores de la familia, en este caso los valores de la mujer, aquí estamos para buscar precisamente esto”.

Jorge Salvador Guzmán, delegado de la Diócesis de Saltillo en la región centro de Coahuila, informó que uno de los principios del catolicismo es no matar y eso implica el respeto a la vida en todas y cada una de las etapas y en cada uno de los momentos, en tanto, con mayor razón, si Dios quiso que su hijo naciera del vientre de una mujer, gestándose ahí durante nueve meses, se considera que no hay persona más extraordinaria en la faz de la tierra que una mujer por ser la madre del hijo de Dios.

Dijo, que por ser la iglesia una organización y una familia, se ocupa y se preocupa por las luchas que tienen las mujeres diariamente, por eso fue muy fuerte el ejemplo que puso el padre Lázaro.

Por lo tanto, cuestionó a las instituciones el porqué en lugar de ofrecer espacios a las mujeres para que se expresen, para que trabajen y que tengan una vida digna, por el contrario, le ofrecen una solución fácil en la vía legal a un problema que tiene mucho fondo, como es el aborto.

“Estamos tratando de resolver un problema que no se va resolver, que va traer más dolor, más sufrimiento y más muerte a la sociedad”, dijo.

Por Redaccion

Deja un comentario

Salir de la versión móvil