La Procuraduría de Colombia destituyó e inhabilitó por 20 años a los siete militares que abusaron sexualmente de una niña de 12 años, perteneciente a la comunidad indígena Emberá Chami, el pasado mes de junio, en el municipio rural de Pueblo Rico, Risaralda.

Según el fallo leído por la procuradora delegada, Aura Fajardo, los soldados aprovecharon la situación de vulnerabilidad de la menor indígena, quien “no estaba afiliada al sistema de salud, no estaba estudiando, ni tenía tarjeta de identidad”.

Fajardo detalló que las pruebas demostraron que “para el 21 de julio, entre las siete y nueve de la noche en inmediaciones del Colegio Pio 12, la menor indígena fue accedida carnal y violentamente por al menos seis soldados”.

Los militares, adscritos al Batallón San Mateo, también incurrieron en el delito de secuestro simple, ya que la menor fue detenida ilegalmente y contra su voluntad. “Le adecuaron un cambuche para que durmiera y no se fuera para su casa después de haber soportado la violación de seis de ellos”, agrega el fallo.

La decisión ocurre después de un proceso disciplinario de cinco meses, que fue suspendido el pasado 3 de noviembre tras una tutela interpuesta por parte de la defensa de los soldados, donde alegaban que no se había garantizado el derecho al debido proceso de los acusados, quienes anteriormente admitieron su responsabilidad.

El fallo calificó como “ilógicas” las declaraciones de los militares, que “llegaron a asegurar que ella [la niña] era ninfómana y tenía 18 años”.

Los militares acusados son: Juan Camilo Morales Poveda, Yair Stiven González, José Luis Holguín Pérez, Juan David Guaidía Ruiz, Oscar Eduardo Gil Alzate, Deyson Andrés Isaza Zapata y Luis Fernando Mangaret Hernández, quien no abusó sexualmente de la menor pero, según el Ministerio Público, “contribuyó a la realización de estas conductas”, en lugar de defender a la pequeña.

Deja un comentario