El Gobierno de la Ciudad de México informó que desde el inicio de la pandemia de COVID-19 ha detectado mil 40 casos positivos de la enfermedad dentro de los 13 centros penitenciarios locales.

Los reclusos enfermos y aquellos considerados como sospechosos son remitidos a una área especial, alejados del resto de la población carcelaria.

En las ‘Áreas COVID-19′ las camas cuentan con una separación entre sí, ventilación, limpieza y desinfección, baño independiente, y lavabo con agua, jabón y toallas de papel, así como con una solución desinfectante con base alcohol.

Las familias de los reos enfermos de COVID-19 son notificadas vía telefónica y en caso de ser necesario, los reclusos son trasladados a algún hospital en ambulancias de alta especialidad.

Área COVID-19 en el Reclusorio Preventivo Varonil Sur de la CDMX. Foto de GobCDMX

A partir del 18 de mayo, se acordó el uso obligatorio y generalizado de cubrebocas reutilizable para todas las personas privadas de la libertad en la Ciudad de México.

También se ha otorgado a los diferentes centros penitenciarios del equipo médico y material necesario para la atención de enfermos de coronavirus; de igual forma, el 11 de junio inició la aplicación de pruebas de detección del virus.

Hasta el 12 de julio, la Subsecretaría del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México ha detectado mil 40 casos de COVID-19, de los cuales solo 73 están activos actualmente, de una población total de 26 mil 431 personas privadas de la libertad.

Un caso se ha detectado en el Centro Especializado de Internamiento Preventivo para Adolescentes; cuatro más en el Reclusorio Norte; cuatro en el Reclusorio Oriente; uno en la penitenciaria; cinco en el Centro Varonil de Reinserción Social Santa Martha; ocho en el Centro Femenil de Santa Martha Acatitla y 50 más en el Reclusorio Sur.

Lamentablemente, han muerto 54 personas, sin que se registre algún nuevo deceso desde hace tres semanas.

 

fuente: López-Dóriga Digital

Deja un comentario