31.2 C
Mexico
miércoles, junio 23, 2021

Theresa May, acusada de intentar “sobornar” con 1.860 millones a los laboristas

Theresa May fue acusada ayer de intentar sobornar a varios diputados laboristas para intentar ganar su voto de cara a la aprobación de su acuerdo para el Brexit. La primera ministra, que el domingo por la noche anunció un plan de 1.860 millones de euros para ayudar a las comunidades que estén atravesando dificultades, aseguró que la “prosperidad ha sido injustamente repartida” por el país.

El resto de diputados, sin embargo, no vio en el paquete de medidas un gesto desinteresado, sino que interpretó su movimiento como una forma de ganarse algún apoyo más de cara a la crucial votación sobre los próximos pasos a dar por el país, al que le quedan apenas 24 días por delante para salir de la Unión Europea.

Mientras que los conservadores criticaron que la mayor parte del montante iría a parar a zonas del noroeste del Reino Unido controladas por los laboristas, los miembros del partido liderado por Jeremy Corbyn la acusaron de estar intentando comprar su voto. De hecho, las sospechas han cogido más cuerpo después de que se haya conocido que la premier ha mantenido reuniones con varios laboristas que estarían pensando en respaldar su acuerdo pero que a la vez le han apremiado para presentar este paquete de medidas económicas.

Hasta 30 diputados de la oposición podrían estar planteándose apoyar el pacto alcanzado por May con Bruselas en la votación que se producirá la próxima semana, pero a la primera ministra todavía no le salen los números. Por ello está intentando seducir a alguno más no sólo con ayudas sino también con promesas acerca de medidas para el medioambiente y de mejora de los derechos de los trabajadores, aunque el propio ministro del Brexit, Stephen Barclay, ha admitido que la líder conservadora tendrá problemas para plasmar esto último en legislación efectiva.

HUELLAS DE DESESPERACIÓN
Desde el Gobierno se asegura que este dinero, que se repartirá durante los próximos siete años, ha sido adjudicado de esta forma no en base a razones políticas sino basándose en una fórmula que tenía en cuenta valores como la productividad, los ingresos, la formación de sus habitantes o la pobreza.

“Estas ciudades están financiando las huellas de la desesperación de un Gobierno que ha quedado reducido a sobornar parlamentarios para que voten a favor de su dañina y emblemática legislación sobre el Brexit. La razón por la que estás zonas están pasando por apuros es por una década de recortes, entre ellos el que le han dado al presupuesto de los ayuntamientos, y por el fracaso a la hora de invertir en nuestros negocios y comunidades”, criticó el ministro de Hacienda en la sombra, John McDonnell.

Y las críticas no sólo vienen desde la oposición. Desde la bancada ‘brexiter’ Sheryll Murray, una diputada conservadora del suroeste, donde se va a recibir el segundo paquete de ayudas más bajo, cargó durante contra la primera ministra: “El hecho de que este dinero parezca directamente dirigido a las áreas de votantes laboristas huele a políticas de barril de cerdo. Será una auténtica lástima si las comunidades de votantes conservadores quedan en desventaja por la forma en que votaron”.

Fuente _ElMundo

Related Articles

Deja un comentario

Stay Connected

22,044FansMe gusta
2,830SeguidoresSeguir
14,700suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -

Latest Articles