Se trata del primer caso de un animal con COVID–19 en el Reino Unido; sin embargo, las autoridades aclararon que no existe evidencia de que las mascotas puedan contagiar a humanos

Después de realizar las pruebas correspondientes, la Oficina Veterinaria del Reino Unido confirmó este lunes el primer caso nacional de COVID–19 en animales: un gato doméstico.

Aunque el felino experimentó síntomas leves al inicio de la enfermedad, al paso de unos días se recuperó completamente y hoy se encuentra sano. Según las autoridades sanitarias del Reino Unido, el gato adquirió el SARS-CoV-2 de sus dueños, que habían enfermado previamente:

“Todas las evidencias disponibles apuntan a que el gato contrajo el virus de sus dueños, quienes previamente dieron positivo a COVID–19”, aseguró el gobierno británico en un comunicado.

Las autoridades de salud británicas explicaron que a pesar del positivo, no existe razón alguna para encender las alarmas, toda vez que no hay evidencia científica alguna para sospechar que las mascotas pueden contagiar COVID–19 a humanos:

“Aunque este es el primer caso confirmado de una infección animal de coronavirus en el Reino Unido, no hay evidencia que sugiera que el animal estuvo involucrado en la transmisión de la enfermedad a sus dueños o que las mascotas u otros animales domésticos pueden transmitir el virus a las personas”.

 Tanto el gato como sus dueños se recuperaron por completo de la enfermedad que al día de hoy suma 307 mil casos positivos y 45 mil 900 decesos en el Reino Unido, el tercer país con más víctimas mortales por coronavirus, sólo detrás de los Estados Unidos y Brasil, con 147 mil 145 y 87 mil fallecidos, respectivamente.

A mediados de mayo, una investigación publicada en The New England Journal of Medicine confirmó que los gatos pueden contagiarse de COVID–19 a partir del contacto con personas u otros gatos enfermos.

Los resultados concluyeron que el coronavirus no es letal para los gatos, pues ningún felino parece experimentar síntomas de la enfermedad y el virus resulta indetectable en su organismo después de seis días.

Sin embargo, la OMS ha emitido recomendaciones para que las personas enfermas de COVID–19 traten de mantener una sana distancia en medida de lo posible con sus mascotas, así como que refuercen las medidas de higiene y sigan los mismos procedimientos de distanciamiento social que ponen en práctica con las demás personas:

“Se sigue recomendando que las personas enfermas de COVID-19 y las personas de riesgo limiten el contacto con animales de compañía y otros animales. En el manejo y cuidado de los animales, siempre se deben tomar medidas básicas de higiene, a saber: lavarse las manos después de manipular animales, su comida o sus artículos, así como evitar besarlos, dejar que nos laman o compartir comida”.

Aunque en la actualidad no existe evidencia alguna del contagio de mascota a humanos, en los Países Bajos y España se han sacrificado a centenares de miles de visones después de que el Ministerio de Agricultura holandés relacionara las granjas de estos mamíferos con trabajadores enfermos de coronavirus.

Deja un comentario