Reino Unido. La tragedia ha golpeado con fuerza el mundo de la moda: una modelo de 21 años ha muerto después de caer por un acantilado. La chica intentaba hacerse un ‘selfie’ sentada al borde del precipicio.

Madalyn Davis, natural de Lincoln (Reino Unido), hacía un año que vivía en Sydney (Australia), donde había decidido iniciar una nueva vida. Este sábado, hacia las 6.30 de la mañana, después de estar en una fiesta, ella y sus amigos decidieron ir a los acantilados de Diamond Bay, un lugar muy famoso de la zona, para ver salir el sol.

Una vez allí, en vez de quedarse en la zona permitida, saltaron una valla para poder sentarse cerca del precipicio y hacerse buenos ‘selfies’. Fue mientras le hacían una foto que Davis cayó por el acantilado.

“>

 

Sus amigos llamaron enseguida a emergencias, que empezaron una búsqueda exhaustiva de la chica, por mar y aire. Finalmente, recuperaron su cuerpo cuatro horas más tarde y se informó a la familia de la terrible tragedia.

La familia y amigos de Davis están conmocionados por la muerte imprevista de la modelo. “Hace poco nos dijo que estaba viviendo la mejor época de su vida, viajando por el mundo, y que no tenía planes de regresar a Reino Unido. Y ahora está muerta”, ha explicado un familiar a The Mirror.

Los amigos y conocidos de Davis han querido hacerle un homenaje y han dejado decenas de mensajes a sus redes sociales. “No sé como procesar la muerte de Maddie. La última vez que nos vimos fue hace tres años y ahora te has marchado”, ha escrito una amiga.

Otra compañera asegura que “nunca podré olvidar todas las risas que compartimos juntas. Siempre te echaré de menos, ángel”. Más personas la han querido recordar, destacando que era “preciosa, por dentro y por fuera” y “un espíritu libre”.

Fuente:vanguardia

Deja un comentario