Ante el aumento de asaltos en el transporte público y a transeúntes, principalmente en los límites del Estado de México y la Ciudad de México, ha surgido un nuevo negocio: los celulares falsos.

Ya sea en mercados, tianguis y hasta a través de redes sociales, los mexiquenses y capitalinos pueden conseguir estos celulares falsos.

El costo de los celulares falsos puede ir de los 50 y hasta los 200 pesos.

La intención es que, cuando un ciudadano sea víctima de algún asalto, en lugar de entregar su teléfono, dé el celular falso a los delincuentes.

Estos celulares falsos suelen ser únicamente el cascaron o la carcasa de teléfonos de alta gama, con un relleno para que pese igual que uno real.

Otra opción: cargar con celulares viejos o inservibles

Otro de los trucos que realizan los mexiquenses y capitalinos para evitar una mayor pérdida en los asaltos es cargar con más de un celular.

Al teléfono que regularmente usan, traen consigo otro celular ya sea uno viejo, que ya no usen, o inservible.

Por Redaccion

Deja un comentario