Dos semanas después de que una fuga de agua dañara equipo de cómputo y de telefonía, el Senado de la República enfrenta un nuevo reto: una plaga de chinches.

 

 

En los sillones ubicados en los pasillos de oficinas fueron hallados insectos, por lo que se procederá a su aseo.

Como medida precautoria el forro de los sillones afectados será cambiado.

 

 

Cuando ocurrió la fuga, el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Ricardo Monreal, detalló que se rompieron tuberías de los baños de la Comisión Permanente, lo que provocó que el agua se filtrara al área de servidores.

fuente: López-Dóriga Digital

Deja un comentario